Confussión. Repostería Regional | Red Emprendedor
  • Confussión. Repostería Regional
  • Confussión. Repostería Regional
  • Confussión. Repostería Regional
  • Confussión. Repostería Regional
  • Confussión. Repostería Regional

Confussión. Repostería Regional

 

Innovando con ingredientes endémicos en la repostería

Óscar Enríquez Antonio, un joven licenciado en gastronomía de 29 años, habla con mucha pasión cuando se refiere a Oaxaca, su gastronomía y la variedad de los ingredientes con que se cuenta para hacer cualquier combinación.

Su emprendimiento inició hace cinco años, cuando realizó su trabajo recepcional, una tesis sobre dos bebidas únicas en el estado: el tejate y la chilacayota. Fue así como ideó crear un pastel con sabor a tejate, que fue el que lo llevó a innovar en la alta repostería contemporánea.

Hoy, a un lustro de haber reconocido los sabores de nuestra entidad, ha puesto una pastelería que destaca por sus sui generis creaciones, pasteles y postres con ingredientes de la repostería tradicional, fusionados con elementos endémicos oaxaqueños, que nunca habrían sido concebidos para preparar algo dulce.

Tejate, chepil, poleo y chapulín son los ingredientes estrella de sus bizcochos para pasteles. Aunque su primer obstáculo fue enfrentarse al desconcierto y la resistencia de los consumidores, a probar algo dulce con esos nuevos toques, sin embargo, al llegar hasta su paladar, logran despertar su gusto y preferencia.

“La gente no se imagina el chepil en un pastel; se lo imagina en las guías, en el arroz o en algún tipo de caldo. Fuimos los primeros en trabajarlo en algo dulce”, dice el joven gastrónomo de su pastel de chepil con mousse de queso.

Especializado en la repostería, ofrece pasteles de diseño, mismos que son únicos en su forma, teniendo además una carta de postres individuales o a la mesa, que también elabora para eventos, como bodas, bautizos, XV años y todo tipo de festividades.

En su experiencia ha tomado capacitación en diversos temas relacionados con el ecosistema, sin embargo, asegura que relacionarse con otros emprendedores es muy importante y enriquecedor, pues ahí se motivan a preguntar cómo va el negocio de cada quien, se intercambian ideas y se animan mutuamente.

Óscar Enríquez asegura que las conexiones son muy importantes, pues la experiencia que él ha tenido es que ellas han logrado impulsar su empresa por medio de otros emprendedores con recomendaciones de boca a boca, que son las mejores, pues salen de alguien con pasión por su trabajo y que nota la misma entrega en el proyecto del compañero emprendedor.

“Ser emprendedor es crecer mediante un ayudar con ayudar, es crecer de la manos de otras personas”, asegura al decir que cada emprendedor trabaja con pasión por su proyecto, que además debe estar fundado en la unidad y la cooperación.

Aunque estudió en el vecino estado de Puebla, siempre añoró volver a Oaxaca para conservar la unión familiar y, por su profesión, trabajar con la basta cantidad de ingredientes oaxaqueños.

Además, le llena de orgullo lo que se hace en este estado: “hablar de Oaxaca es hablar de creatividad 100 %. Actualmente se está emprendiendo en muchas ramas y todos los trabajos que se hacen son de calidad. Se pueden comparar y tienen estándares internacionales y eso quiere decir que se están haciendo muy bien las cosas en Oaxaca, y eso es porque existe gente con creatividad y pasión”.