Eleisa Santos y el sueño del balón | Red Emprendedor

Eleisa Santos y el sueño del balón

 

Eleisa Santos Reyes es la primera jugadora profesional oaxaqueña.

Con 20 años, milita en el equipo Monarcas Morelia con el número 7, y juega como lateral izquierda o centro. En esta ocasión nos llena de orgullo compartir la historia de Eleisa, quien nos da su testimonio.

DE JUEGO, A DEPORTE, A NEGOCIO

“Todo empezó como un juego que yo disfrutaba como los demás niños de mi edad. A los 12 años empecé a ser consciente de que me apasionaba este deporte y empiezo a darme a cuenta que tenía talento, es cuando me invitan a un representativo estatal de olimpiada con chicas más grandes que yo. Ahí me doy a notar anotando goles, dando asistencias, y empieza la transformación de lo formativo a lo competitivo, ahí es el cambio a deporte”.

 

DE AMATEUR A PROFESIONAL

“Fui a probarme a Pachuca en 2017 para la primera liga femenil profesional, en ese entonces era semiprofesional. El nivel y competencia era muy alto y no fui seleccionada por mi corta edad. Ahí decidí continuar mis estudios y dejar de lado la aventura del futbol. Ingresé a estudiar Ciencias de la Comunicación; contaba con una beca por mi nivel futbolístico y seguí practicando futbol con la selección de la universidad, esperando que tal vez en algún torneo alguien viera mi talento y pudiera regresar al futbol de alto rendimiento”.

Eleisa dejó por un tiempo el futbol pero un día…“después de la Copa MX Femenil sale una nueva convocatoria. Aunque mi mamá siempre prefirió que yo estudiara una carrera tradicional por la incertidumbre del futbol. Si a un hombre le dicen que mejor estudie y no intente ser futbolista, imagínate a una mujer”.

 

Así, la oaxaqueña acudió a la convocatoria: “fui a probarme y tuve que decidir, porque por la beca en la universidad se tenía un evento deportivo en la misma fecha donde yo tenía que participar obligatoriamente. Me la jugué y fui a probarme. Hice visorias dos semanas, al final me dijeron ‘ve por tus papeles, te vamos a contratar para el primer equipo’. Fui a Oaxaca, regresé con mis papás para ver dónde viviría”.

LA EXPERIENCIA PROFESIONAL

La ilusión de esta joven futbolista es enorme como profesional, y cuenta: “en estos dos torneos que llevo todo es padrísimo, jugar en el estadio Azul, el Pirata Fuente, toda la gente que admiras jugó en el Azteca y poder jugar ahí como profesional es un sueño, pues como mujer es más difícil”.

Además, reconocen su gran talento y eso la alienta a trabajar más duro. “Donde tú eres la importante, la gente va a verte a ti a los partidos, paga para ir a verte. No dejé Oaxaca para calentar una banca; cuando debuto contra Tiburones fui seleccionada para ser titular, un éxito cumplido”.

 

DIFERENCIAS ENTRE GÉNEROS EN LA CANCHA

El tema monetario es controversial y Eleisa, consciente, afirma: “el salario es abismal entre hombres y mujeres. Un hombre gana muchísimo más que una mujer, y ambos hacen la misma actividad y tienen las mismas exigencias. Eso sí es una injusticia, ahora (las mujeres) no podemos vivir de ser profesionales del futbol”.
“Somos profesionales porque sí nos pagan, pero no alcanza para vivir. Entiendo que el futbol varonil empezó igual, no ganaban lo mismo; nos toca ser pacientes y dar lo mejor de nosotras para que los beneficios lleguen después para las siguientes generaciones, yo, sin la ayuda de mi papá, tendría que dedicarme a otra cosa.”

UNA FIGURA PROFESIONAL

La joven sabe que hay que trabajar: “El éxito llega con el trabajo duro, las chicas que quieran ser profesionales en cualquier ámbito, no sólo el futbol, es trabajo, esfuerzo y sacrificio, de arriesgar y jugársela esperando lo mejor, al final ser profesional es cuestión de talento y de trabajo”, afirma contundente.
“Somos una sorpresa, la Federación no se esperaba el éxito comercial y mediático que poco a poco tenemos. Se llenan estadios, para las finales se agotaron los boletos, y como en cualquier negocio si hay demanda se irá apoyando a que crezca. Será un negocio muy rentable”.