Eres lo que comes | Red Emprendedor

Eres lo que comes

 

EL domingo de resurrección fuimos a comer (Haley, Ili, y yo) al tendajón, una agavería en el centro de la ciudad, lugar donde ofrecen comida oaxaqueña, mezcales, cervezas artesanales y refrescos locales, además por ser días santos tenían un menú de mariscos. Ordenamos un ceviche, una sopa de frijol y una botana oaxaqueña.

Todo muy rico, es de estos lugares nuevos y alternativos que aprovechan el mercado turístico para ofrecer comida oaxaqueña con un toque innovador, también atienden al mercado local, es ideal para ir a comer con los amigos o un día de domingo. Su intención es dar a conocer y resaltar la comida oaxaqueña.

El ambiente muy agradable, música estilo “electrocumbia”, mesitas de madera, plantas, un lugar fresco con arte estilo esténcil, afiches y playeras de “Trump eres un pendejo”, la expresión máxima de la “chairés”.

No venden refrescos, solo venden boing, de una de las pocas y exitosas cooperativas de México, y zegacola, el refresco oaxaqueño que puso de moda el restaurante los danzantes.

Quiero resaltar de todo lo que hacen bien, pero lo que puede causar confusión en el lugar es que las salsas que dan como complemento son salsas con aceite de oliva, algo que no es común en la comida oaxaqueña. Y que, hacia la reflexión a Haley: “si yo te invitara a mi casa a comer estas viandas no te daría estas salsas, ni ningún hogar oaxaqueño lo haría”.

Aquí es donde lo que se ofrece deja de ser autentico, para dar paso a comida fusión o comida de moda, solo es necesario recordarles a los chefs, cocineros y cualquier otro sinónimo de persona que prepare alimentos en la ciudad, que la UNESCO declaró a la comida mexicana como patrimonio intangible de la humanidad por preservar su autenticidad y la búsqueda de innovación sin distorsionar su esencia.

Tenemos claro que la innovación es importante, y que el consumidor es libre de decidir lo que quiere consumir, solo hago un llamado a que no se pierda la verdadera comida oaxaqueña en esta búsqueda de reconocimiento por la invención y modificación de los platillos. Bon apetite…