Tlayudas Chicas, manjar oaxaqueño en la CDMX | Red Emprendedor

Tlayudas Chicas, manjar oaxaqueño en la CDMX

 

Los hermanos Karen e Irvin Aguilar Mancera, aunque nacieron y viven en la CDMX, tienen una relación muy profunda con la entidad, sus dos abuelos son originarios de Oaxaca, don Roberto Aguilar y don Gerardo Mancera (qepd). Desde chicos los hermanos tuvieron la oportunidad de disfrutar la gastronomía oaxaqueña.

En diciembre del año pasado, al regresar a la Ciudad de México, después de visitar Oaxaca, hicieron una reunión para compartir los alimentos oaxaqueños e invitaron a Jozen el novio de Karen, quien quedó fascinado con las tlayudas, después de degustar tal manjar, el joven les dio la idea de poner un negocio.

 

El señor Deimos, papá de Karen e Irving, los alentó para que no solo se quedara en una idea, y se animaron a emprender.

Prueba piloto

Los tres emprendedores decidieron que harían una prueba piloto, antes de emprender con todos los recursos económicos con los que ellos cuentan, o con los que les pudiera proporcionar su familia. “El dinero escasea y los tiempos no están para arriesgar todo tan fácil” comenta Irving.

Por fin, el 8 de febrero se arriesgaron y en el garaje de su casa, colocando un tablón rentado, un anafre, y unas cartulinas indicando precios de productos oaxaqueños, surgió “Tlayudas chicas”, como lo hace cualquier negocio en Oaxaca o en la gran ciudad.

Lo relevante es que, abrieron para hacer un estudio de mercado, y durante estos meses hacer “focus group” con sus clientes potenciales pero generando dinero, ya que mientras tanto vendían sus productos.

Durante el proceso de venta les preguntaban a sus consumidores ¿Qué les parecía la comida?, ¿Qué les gustaría que vendieran? ¿Qué cambiarían o que mejorarían?

 

Se pusieron la meta de tres meses, para ver el comportamiento del mercado y la aceptación que tenían. Después realizaron una reunión para evaluar los resultados y así decidir si continuaban o no.

Aprendizaje

Al momento han aprendido que en la CDMX las personas no conocen las tlayudas o tienen una versión errónea de lo que son,

“Aquí se le llaman tlayudas a las que son de masa azul, queso panela, nopales, frijoles, jitomate y cilantro, ‘nada que ver’”, comenta Jozen.

“La marca Oaxaca en alimentos es muy poderosa, todos los que pasan por el lugar quieren probar porque saben que hacemos auténtica comida oaxaqueña, Nuestro concepto es dar a conocer la verdadera comida oaxaqueña, todos nuestros productos nos los manda nuestro abuelo Roberto por paquetería, cada semana”.

Escogimos las “Tlayudas chicas” porque son fáciles de hacer, hace tiempo con unos tíos en el mismo lugar pusieron un negocio de “tacos borrachos”, que no funcionó porque la elaboración era muy complicada, y se tenían que hacer muchos preparativos que quitaban mucho tiempo.

Por la competencia de comida en la CDMX los bajos precios tuvieron que modificar el tamaño de las tlayudas para ser competitivos en precio, les funciona muy bien porque los que consumen generalmente comen dos o tres.
Por el momento no han visto ganancias, la utilidad que reciben la están guardando para invertir en un negocio en forma, por si deciden seguir con el proyecto, si no, piensan utilizar ese dinero para otra idea de negocio.

LA ORGANIZACIÓN

Karen Aguilar Mancera (26 años), cobra, administra y ayuda a poner las cosas para llevar.
Irving Arturo Aguilar Mancera (27 años) se encarga de la preparación de los alimentos, para que queden deliciosos.
Jozen Manterola Marín (27 años), recibe a las personas, explica el concepto y ayuda a Irving y Karen.