¿Cómo hacer las cosas diferentes? – Red Emprendedor

¿Cómo hacer las cosas diferentes?

 

Es una pregunta que todo joven se hace, querer diferenciarse y tener su propio camino es algo que todos en la vida buscamos, desde pintarse el cabello, dejárselo largo, hacerse tatuajes, perforaciones o expansiones, siempre es una búsqueda constante por hacerse notar.

En los negocios pasa lo mismo, todos buscan diferenciarse, pero en las empresas familiares tradicionales ¿para qué diferenciarse o hacer las cosas diferentes? Esto ha funcionado por años, pero el cambio es constante porque el mercado es fluctuante, cambiante. Ahora las empresas que no están adoptando tecnologías de la información en sus procesos o no cuentan con una simple pagina web, o Fanpage de Facebook son prácticamente obsoletas y desaparecerán muy pronto.

En nuestro estado la mayoría de empresas son tradicionales y familiares, pero las que se están logrando posicionar y están en crecimiento son aquellas que están adoptando nuevas formas de hacer las cosas y están pensando de manera glocal.

Pensar de manera glocal significa maximizar los recursos de tu localidad para la creación un bien o servicio, pero pensando de manera global. Para comercializarlo y darlo a conocer, las redes sociales son una gran herramienta. Generalmente estas mejoras tienen que ver con las tecnologías de la información, una página web, un catálogo en línea o un e commerce.

Lo verdaderamente importante es no perder la esencia de lo que hace a tu producto único, en Oaxaca podemos observar este fenómeno con la comida, la gentrificación está haciendo que todos los negocios del centro histórico ya no estén pensados para los habitantes de la ciudad, están pensando ahora para los turistas.

Una persona que vive en el estado y quiere ir a comer algún antojito regional como una tlayuda o unas tostadas, generalmente va a un puesto informal o formal que este por el rumbo de su casa o se traslada a otro lugar que casi nunca es el centro de la ciudad, porque piensan que lo que ofrecen en esos lugares “ya no es comida tradicional”, que son lugares que ya están pensados para los turistas.

Un ejemplo claro es agregar crema a las enfrijoladas o cualquier platillo que termine en “adas” esta es una práctica de la Ciudad de México que hace 10 años era desconocida en la ciudad de Oaxaca, pero los visitantes de esta región han aumentado y los restaurantes que estos turistas frecuentan le agregan este producto, que no era acostumbrado en ciertos platillos.

Finalmente cada modelo de negocio tiene su segmento de mercado, pero por eso ahora son tan famosos los tours o guías locales que te llevan a los verdaderos lugares donde comen los locales y que no son negocios pensados para los turistas.

La decisión es tuya ir al centro y pagar 350 pesos por una tlayuda con un corte de carne exótico donde la tlayuda no está bien dorada o ir a un negocio “tradicional” y pagar $80 pesos por una tlayuda deliciosa y tradicional. Lo malo para los turistas es que no pueden decidir, pero son tan astutos que poco a poco están cambiando sus hábitos y al tener la oportunidad de decidir, son los que preferirían la segunda opción.