Las preguntas incómodas que le hacen a una emprendedora | Red Emprendedor

Las preguntas incómodas que le hacen a una emprendedora

 

A finales de 2016, Laura Arau y uno de sus socios, Jorge Martí, estaban listos para iniciar la pasarela ante inversionistas en México, a fin de convencerlos de que su empresa de e-commerce era apta para recibir su dinero. El plan era visitar todos los fondos de capital emprendedor hasta conseguir el monto que requerían. Los emprendedores (que solicitaron no aparecer con sus nombres reales) se concentrarían en presentar la start-up, destacar los logros que habían alcanzado y plantear las proyecciones de crecimiento hacia los próximos meses.

Contactaron a los inversionistas y su agenda se fue llenando de citas. “Visitamos unos 15 o 20 fondos”, recuerda la emprendedora. Los cofundadores llegaban a cada sala de juntas preparados para enfrentar las preguntas sobre su negocio: cuál era el tamaño de su mercado, a cuánto ascendían sus ventas, en qué ocuparían la inversión. Pero, casi siempre, Arau salía decepcionada: aunque ella también sabía las respuestas y era experta en algunos temas del negocio, los inversionistas hacían los cuestionamientos sólo a su socio. La conversación era entre hombres.

“Le daban preferencia a él”, dice la cofundadora. “No sé qué habría pasado si, en vez de un hombre y una mujer, fuéramos dos mujeres. Quizá me hubieran dicho que no. Sería uno más de los proyectos de emprendedoras bateados”.