Festividades y Fracaso: oportunidades para emprender | Red Emprendedor

Festividades y Fracaso: oportunidades para emprender

 

Cada acción o proyecto que inicia una persona tiene el carácter de una empresa. La vida misma es una empresa que hay que ir edificando día a día con determinación. Más aún los proyectos que tienen una intensión social y comercial son empresas que necesitan no sólo decisión, sino constancia y perseverancia.

Por ello, los emprendedores deben saber que uno de los factores que determinan el éxito es el fracaso. Sin él no existe el aprendizaje y por tanto la experiencia. En el transcurso de poner en marcha lo planeado se pueden presentar muchos obstáculos que necesitan ser estudiados y solucionados, sin embargo, si esto no puede ser superado, queda marcado con hierro en la vida y el desarrollo del emprendedor. Si es para bien o para mal, eso lo decidirá cada uno.

El valor innegable del cierre de una empresa lo rescata el Instituto del Fracaso, sí, leíste bien. En este instituto, plenamente conformado, analizan todas las historias y experiencias de empresas que se hundieron en el camino e incluso publicaron un libro de todo ello.

Sin embargo, una vez superados la adversidad y los embates, llegan muy buenos momentos, en los que un emprendedor navega viento en popa. Y para ello son una estupenda oportunidad las festividades propias de un lugar, además de usar recursos originarios de un lugar, para diferenciar un producto o servicio. Tal es el caso de la Máxima Fiesta de los Oaxaqueños, la Guelaguetza, y todos los productos típicos con los que cuenta Oaxaca, gracias a su cultura.

Gracias a la visita de miles de turistas, ésta es una fecha propicia para comercializar productos del estado, que gustan mucho a quienes lo visitan. Un excelente ejemplo de un emprendimiento que tiene como base productos típicos y que opera no sólo en estas fechas, es el de Oaxaca en una Caja, que ofrece artesanías, resguardadas en una caja de madera decorada con motivos tradicionales y coloridos.